Hospital San Juan de Dios - Córdoba

El tabaco está relacionado con la aparición de más de una veintena de enfermedades

El 31 de mayo se celebra el Día Mundial sin Tabaco, una fecha establecida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para recordar los perjuicios que fumar acarrera no solo a la salud, sino al desarrollo sostenible de la población y el entorno natural.

En cuestiones saludables, el consumo de tabaco sigue siendo la principal causa de muerte evitable en el mundo occidental, y causa el fallecimiento prematuro de hasta casi la mitad de las personas que lo consumen, como explica Blanca Hortal, neumóloga del hospital San Juan de Dios de Córdoba. “En España sigue produciendo estragos en la población, con más de 53.000 muertes anuales atribuibles a su consumo, lo que representa el 16% de todos los fallecimientos entre mayores de 35 años. Esto supone que el tabaquismo origina más muertes que el SIDA, el alcohol, las drogas ilegales y los accidentes de tráfico juntos”, apunta Hortal.

Y es que, al contrario de lo que tradicionalmente se piensa, el tabaco no se relaciona exclusivamente con problemas respiratorios, tales como el cáncer de pulmón y la EPOC, su consumo está relacionado de forma directa con más de una veintena de enfermedades, muy frecuentes en la población, tales como la trombosis cerebral, la cardiopatía isquémica, y otros cánceres, como el de laringe, esófago, vejiga, etc. “Adicionalmente, hay que resaltar que el humo del tabaco no es dañino sólo para aquellas personas que lo fuman, sino también para aquellas que lo inhalan involuntariamente por estar expuestas a él (los denominadas fumadores pasivos) recalcando, en este sentido, que el humo del tabaco es especialmente perjudicial para la población infantil en la que se ha asociado con neumonías, otitis y asma”, añade Hortal.

Según la neumóloga, el actual perfil del fumador en España responde al del  varón con en edades comprendidas entre los 25 y 44 años. Aún así, la doctora asegura que sigue siendo llamativa la baja edad de inicio en el consumo de tabaco, “por ejemplo, en el año 2015 ,137.000 estudiantes de entre 14 y 18 años empezaron a consumir tabaco”, así como que la tasa de abandonos de consumo de tabaco es mayor en hombres que en mujeres. “Por tanto es necesario aumentar los esfuerzos dirigidos a estas dos poblaciones de riesgo : los jóvenes y las mujeres”, resalta.

¿Es fácil dejar de fumar?

Respecto a los esfuerzos por conseguir desengancharse del tabaco, Hortal afirma que si bien dejar de fumar no es fácil, sí que es posible. “la mayoría de los fumadores desean abandonar el consumo de tabaco, una vez adquieren conciencia de sus efectos nocivos sobre la salud, pero entonces les resulta difícil, debido al poder adictivo de la nicotina”. Lo que sí está demostrado, señala la especialista, es que es más fácil dejar de fumar con ayuda profesional, y con apoyo psicológico y farmacológico.

“Actualmente, son tres los principales tratamientos empleados con este fin: la terapia sustitutiva con nicotina, el bupropión y la vareniclina. Aunque el papel del neumólogo es muy importante en este campo, todo el personal sanitario debería estar preparado para identificar a aquellos fumadores que se encuentran en fase de preparación para dejar de fumar (es decir, dispestos a dejarlo en el próximo mes), y hacer una intervención sobre ellos, aportándole los consejos adecuados para ayudarles a conseguirlo”.

En este sentido, Hortal considera que las medidas llevadas a cabo en los últimos años (aumento de los impuestos, la legislación antitabaco, las advertencias sanitarias, los tratamientos para dejar de fumar y la prohibición de la publicidad), están resultando efectivas y han conseguido una reducción global de la prevalencia de fumadores en dos puntos (25,4% en 2014 frente al 27% de 2011).

Deje un comentario

*

captcha *